lunes, 16 de julio de 2018

Poesía es:
ponerse a mover los muebles de la casa,
(a media noche),
con ese hijo (de 21) que nunca te da bola
y después,
sentarse a compartir un rico guiso casero.

     
                        Ustedes sabrán perdonar.

viernes, 13 de julio de 2018

Hoy le prendí fuego a mi último Horla.


Recorrí los libros de mi biblioteca con una sola mirada.
Acaricié los lomos uno a uno y ahí lo vi, como a un viejo fantasma.
Lo saqué con reparo (miedo de volver a leer).
Lo abrí en esa primera página.
Repasé por última vez las heridas que dejaron tus trazos sobre el papel.
Esa mentira dulce y dedicada.  
Me detuve en ese Siempre imaginario.
No sé qué estabas pensando, qué necesitabas decir, qué esperabas. Pero todavía estaba ahí.
Cerré el libro y lo tiré al tacho de lata, junto a mis libretas mamarrachas.
No dudé: rocié todo ese menjunje de palabras dislocadas,
y encendí la llama.


Para Meri, mi editora favorita.