jueves, 8 de diciembre de 2016

Y todo se va desvaneciendo

Se desvanece el miedo
en el ritmo cansado de tu voz,
en tu mirada trágica y serena,
en tus manos firmes que me aprietan,
                                      que no sueltan.

                    Huele a recuerdo, a lluvia y madrugada.

2 comentarios:

f dijo...

que las tardes de lluvia son maravillosas
que las certezas nos llevan a aceptar eso de trágico y sereno
que esas mismas certezas vuelan cuando el amor nos llega
que no hay miedo que resista un beso
que nada es para siempre
que las tardes de lluvia son maravillosas

Eme Ce dijo...

Hola f, gracias por pasar. Hermoso comentario.

que nada es para siempre... algo que se olvida uno muy rápido