martes, 14 de febrero de 2017

Martes

Tiendo su cama, revuelta de un solo lado.
Saco la botella y la tiro sobre las colillas del tacho.
Me detengo en los pañuelos mojados.

Hoy le dejo un ramo de jazmines para que al regresar no huela
                                                   el perfume de su propia soledad.

                                                                  Nunca lo puedo sacar.

3 comentarios:

oh nikita dijo...

perfecto y delicado

Silvia Parque dijo...

Me ha hecho sonreír.

taty dijo...

Fuerte, con tan pocas palabras. Y sin embargo, tiene su toque de belleza también. Qué bien logrado.

Un abrazo.