miércoles, 25 de enero de 2017

De mis amores. Por: Andros

Siempre me da alegría recibir un nuevo texto para compartir. Desde Chile hoy escribe: Andros (clic). Los dejo con él:    

De mis amores

Amo a Monica Bellucci porque aunque tiene ya sus arruguitas, es la mujer por antonomasia y una delicia a la vista y supongo que al tacto. Y al olfato y al oído. Y al gusto, claro. Amo al escritorio sobre el cual, después de las seis de la tarde, trabajo en mi Mac en los asuntos que me mueven. Amo recientemente (porque aparte de ser sexy sin necesidad de mostrar nada del cuello hacia abajo) a Megan Fox, más desde que supe que es amable y muy acomplejada. Amo a Loreena McKennitt porque me entreabre la puerta para que mire atrás y no olvide del todo al país del que me vine por mi esposa a la que amo, intensamente profundamente locamente, eternamente; amo amarla después del amor. Amo a mis hijas, sorprendido y feliz, por completo agradecido y estresado. Amo a mi madre, siempre admirado, siempre Pilar, siempre camarada. Amo al que oficia, en mi vida, de papá. Lo salvaría a él. Amo a la música, desde Vivaldi hasta Wisin, desde Eminem hasta Satie, desde Chambao hasta Jarabe. Amo a Dios, según lo concibo (a veces con mi frente en tierra, a veces con mi puño en alto). Amo a mi perra, por los muchos recuerdos compartidos, por no soltar la pepa, por los años que roncó a mis pies. Amo crear, comer, dormir. Amo fleta y secretamente a Paul Giamatti, John Cusack y sobretodo a Bruce Willis. Amo los chocolates Trencito en verano, cuando vienen medio blanditos. Y la pizza de pollo del Catus, y la napolitana que por algo es la más pedida. Amo escuchar “La Mañana de Pablo Aguilera” la primera parte de cada jornada. Amo la Teletón que alguien algún día inventará para ayudar también a los discapacitados cognitivos. Amo a Chile, no tanto como para dar mi vida, pero igual. Amo las rutinas, porque como buen obsesivo-compulsivo las necesito para hacer lugar para otros pensamientos. Amo la memoria de mi niñez, tan cubierta por mis abuelos y por la Nina. Amo al tío Pachi, aunque no sea un ejemplo de vida, y lo amo precisamente porque lo conozco y se conoce él mismo y cuando ora es humilde de verdad. Amo la precisión, la simetría, el orden y los días bien trabajados. Amo la libertad dentro de mi cubo; las frases luminosas y breves y la perfección del rostro de Mary Elizabeth Winstead, que aguanta cualquier close-up. Amo la luz tenue de una vela y compartir un té contigo en nuestro dormitorio, bien conversado, y amo dormir después a tu lado todos los días de mi vida. Amo a Wikipedia, pero también a las enciclopedias de papel que nos dieron la base que pudieron. Amo estar en el sillón café con la luz apagada (y la tele aun más apagada) mientras mis sindicalistas me buscan para pedirme cualquier cosa, sin que sepan que estoy ahí, tranquilito tranquilito. Amo el jugo de manzana, cocida o cruda, más incluso que a la Coca-Cola y tanto como al té con canela y limón y con menta de la huerta de Pilar. Amo Internet, en especial cuando es el medio desde el cual se genera una buena conversación offline, en la Fuente Alemana, frente a un buen diplomático con su regia leche con plátano. Amo mi iPhone y amo el cuerpo de una mujer, con todo lo que ofrece. Amo los consomés de pollo cuando es de noche y hace frío, y los tallarines con carne picada pero, cuando se puede, amo más derechamente la lasaña. 
                             
                                    ¡Muchas gracias y bienvenido!
                           


 

6 comentarios:

Rodrigo Vives dijo...

Muchísimas gracias Zamanis, es realmente un honor.

Abrazos desde el otro lado de la cordillera.

Andros.

Eme Ce (Zamanis) dijo...

Gracias a vos, Rodrigo, sos bienvenido!

Abrazos desde este otro lado.

David Reyes dijo...

Excelente!!! Es agradable leer muy sinceras palabras.

Sil Evilsnake dijo...

Al autor: Muy bello! Con cada linea no puedes evitar sonreir y asentir ya que, cada sensacion descripta es compartida por cada uno de nosotros.

A Mir: perdi la nocion del tiempo que ha pasado, ya sabes mi propia mente tiene otro espacio-tiempo y estos ultimos años han sido algo complicados. Me alegra saber que continuas con este maravilloso blog.

Abrazos por millones

Eme Ce (Zamanis) dijo...

Sil!! qué lindo verte por estos lares. Voy y vengo según las necesidades, trato de mantenerlo activo, el blog es nuestro submundo jaja
Ya pasaré a visitarte. Abrazos por millones para vos también!!

Rodrigo Vives dijo...

Gracias Sil y David.