miércoles, 18 de febrero de 2015

Conciencia.



Aroma a culpa. 
No intentes volver. Te enroscás en mi cuello, invadís mi nariz, tratás de cautivarme otra vez. Dibujás en mi piel, con tu etérea presencia las palabras que sabés, van a arrastrarme hacia el abismo.
Es tarde, no vuelvas.

domingo, 1 de febrero de 2015

La casa de Ernesto Sabato.


Puerta de entrada

Estatua de Ceres, donada en homenaje a Sobre héroes y tumbas.

Su escritorio... emoción!

Su fiel amiga.


Inexplicables sentimientos. El sábado me decidí y fui a hacer la visita guiada, me tocó con Guido, uno de sus nietos. Muy recomendable paseo, para más información visitar la página: https://www.facebook.com/Casadesabato