martes, 20 de enero de 2015

El Libro De Cabecera (The Pillow Book) - Peter Greenaway 1995

También conocida como "Escrito en el cuerpo", a mí es el título que más me gustó.

No tengo manera de describir esta película sin querer contarla toda. Tiene cosas de lo más sensuales y otras de lo más bizarras, pero en su conjunto es un homenaje a la palabra. Dejo algunas frases que pueden ser como la manzana de la tentación (para algunos), pero hay más muchas más:

Cuando Dios hizo el primer modelo del hombre lo pintó en los ojos, los labios y el sexo. Luego pintó en cada persona su nombre para que su dueño no los olvide.

Las palabras para la lluvia debieron caer como la lluvia. 
La palabra para el humo debe moverse como el humo. 

Nunca temas cometer un error. Recuerda que el pincel debe ser de madera pero el escritor es sólo humano. 

El olor del papel blanco es como el color de la piel de un nuevo amante, quien llega de sorpresa a través de un jardín húmedo. Y la tinta negra es como el cabello laqueado. ¿Y la pluma? Bueno, la pluma es como el instrumento del placer cuyo propósito nunca está en duda pero cuya eficiencia sorprendente siempre se olvida. 

Estoy segura que hay dos cosas en la vida que son totalmente certeras. Los placeres de la carne y los placeres de la literatura. Y he tenido la fortuna de disfrutar de ambos de igual forma. 

Una de las imágenes de la peli inspiró al colaborador de cabecera de este blog para escribir un relato que pueden leer acá. Lo mejor es que él no había visto la peli, cuánto puede una imagen!

Hace tiempo que tenía ganas de compartirla y acá estoy mate en mano. La encontré acá 

Vale la pena si las palabras te gustan tanto como a mí (al punto del trauma) jaja (el jaja es para hacer creer que exagero). Disfrútenla!


viernes, 9 de enero de 2015

Vía mail.

Epístolas    -  Walter van Diest
Publicado en Qu 11, septiembre 2014
(Date: Wed, 12 Feb 2014)

¿Viste como no todo es lo que parece? Hay que darles una oportunidad a los escritores o, si no a ellos, al menos a sus libros.

(Por cierto, Dostoievski dicen que fue el primer psicólogo de la mente propiamente dicho, ya que fue pionero en utilizar la primera persona para narrar historias y en tratar los problemas de la personalidad desde la perspectiva, precisamente, personal. Y ahora que lo decís, el libro de Sabato El túnel tiene mucho que ver con Apuntes del subsuelo, por ejemplo, en el que el personaje es un sacado sádico que odia todo pero que a la vez ama sentirse incomprendido… o algo así. Ya lo leerás…).

Me regalaron Un mundo feliz, de Aldous Huxley, una locura nada más empezar, pero que tiene buena pinta. Otra utopía aterradora, me está dando qué pensar sobre cambiar el mundo o dejarlo tal como está… ya ves que hay cosas que nunca cambian.

Ahora la compu va muy lenta y para conectarme a internet tengo que cerrar todo, pero bueno, ya lo solucionaré de alguna manera.

De momento voy pensando sobre Click y cómo escribirlo bien. Quizás sea hora de dejar a los personajes jovencitos y volver a los cuarentones desengañados… ¿viste? seguro te suena de algo……. INFINITOS PUNTOS SUSPENSIVOS jajajajajaja.

Me alegra que te estés leyendo Sabato, yo guardo en Favoritos todos los enlaces de e-bay para comprar libros a buen precio pero se me pasan los días de oferta y se van, por pelotu… pero bueno, ya los encontraré o los compraré en persona si consigo trabajo.

El lunes me fui por Barcelona, pateando la ciudad para tirar currículums, se me había olvidado lo linda que puede llegar a ser. Siempre me gustó mucho Barcelona, porque es una ciudad medianamente grande, pero que te la recorrés en poco rato. Eso sí, la diversidad es aplastante, de todo, de todo. Enanos, gigantes, franceses, árabes, sudamericanos, españoles, italianos, ingleses… catalanes y todo tipo de locales, tabernas, bares a los que se baja por una escalera (como los que más me gustan) ¡¡¡y estaciones de tren fantasma!!! Ayer anduve viendo pedacitos de un documental que se llama Subsuelo y va de eso, de las estaciones de subterráneo fantasma, algunas que nunca llegaron a estrenarse y otras que fueron cerradas en los 70, otras modificadas y se conserva un andén desde los 80… pequeños lugares que parecen varados en el tiempo, con las publicidades de la época, los azulejos, todo. Lo único que les sobrevino es la suciedad del paso del tiempo, pero no cambiaron mucho. De hecho hay fotos de una estación que se llama Correos, antes de ser clausurada en el 72 con las mismas publicidades que le quedaron, impresionante ¿no?
Esas estaciones fantasma le invitan a uno a escribir una novela de intriga o de misterio, tienen toda la onda. Hay una que se llama Gaudí, en memoria del arquitecto de Barcelona. La cosa es que la estación está completa, con sus dos andenes y sus bancos, paredes y publicidad, pero como tardó mucho en construirse, ya habían hecho dos estaciones demasiado cerca y nunca la inauguraron. Es más, el tren pasa por la misma vía aunque no para, pero dicen que si mirás con atención, la ves. Ahora quiero volver para verlas todasssss jajaja y eso, Maldita.