viernes, 6 de noviembre de 2015

La humanidad de don Ernesto

Opinología barata

Publicado en Qu 13, abril 2015

Tantas veces había pasado junto a ella y nunca me había atrevido ni siquiera a sacarle una foto. Ahora estaba ahí, parada frente a aquella casa de Santos Lugares, decidida a entrar. Justo en ese momento no había nadie más. El guardia de seguridad me preguntó si quería pasar y con todos los nervios de una primera cita, le dije que sí. Un pasillo sombreado por montones de plantas apaciguaba el calor de esa tarde de enero. Me senté en un banco y me dejé llevar por la imaginación, y por un momento creí ver a don Ernesto Sabato en ese fresco patio delantero.
Como lectora inconformista que soy, no me contento con el legado (en este caso los libros); me gusta curiosear en la vida del creador. Don Ernesto fue un hombre que por decisión propia abandonó la cumbre de la ciencia por los abismos de la literatura. Creo que fueron su vocación humanitaria y su sentido de justicia los que lo llevaron a cambiar de rumbo. Un ser humano de una calidez absoluta y una lucidez envidiable...
Los invito a seguir leyendo!(pág. 30)

Revista Qu (papel) sigue a full, y yo sigo con mi columna "Opinología barata", así que para arrancar de nuevo comparto mis parloteos que, para desgracia de muchos, también están en la web.

Buen viernes, buenas lecturas.
¡Mates... y hasta más ver!

No hay comentarios: