domingo, 22 de junio de 2014

Puertas - Walter G. van Diest.





En la cueva donde el fuego ilumina. De paredes cavernosas que proyectan sombras. Allí supuestamente es imposible ver con claridad. Donde la confusión hace un saber alejado de la realidad. Ese es mi rincón. Mi lugar secreto. Allí disfruto. Me escondo de la cegadora y calurosa luz solar. En ese recóndito y fresco escondite disfruto de un buen vino, el líquido de la vida. Escucho la más bella de las melodías, la natural, ancestral y perturbadora. Siniestra incluso. Pasa el tiempo meramente como un hecho inevitable, una ley natural que hace que me deteriore. Allí no hay un porque y nunca lo ha habido. Ni una sola palabra, ni un sólo libro. No hay teorías ni estudios. Sólo queda el eco, que parece rechazar todo aquello que digo. Un eco material y mental. Que hace que la cuestión más difícil resulte sencilla. Que, aislándome de demás mentes entumecidas de supuesta verdad, me hace saber. Encuentro entonces paz, ocio, placer, bondad, plenitud, belleza y dejo de preguntar. Entonces, al ver como se manifiestan las cosas, entiendo. Allí en la cueva. Donde no entra el sol. Donde sólo se ven sombras.                     Walter G. van Diest.



sábado, 21 de junio de 2014

Mate + Leer.


Nada como un hermoso día gris para dedicarse a leer blogs. Un día gris y algo de tiempo.


Y ya que estamos un mini repaso de libros que me vienen a la mente (vayaunoasaberporqué) 
"Lo que Varguitas no dijo" un libro que nunca conseguí. Recomendado por un vecino de blog http://observandocine.com/.
Se dice que Julia Urquidi, ex esposa de Mario Vargas llosa, desmintió en este libro algunas de las cosas que el escritor cuenta en "La tía Julia y el escribidor" que habla sobre los años de su convivencia. Julia era 10 años mayor a "varguitas" y lo acompañó en sus años de formación literaria y hasta después de ser reconocido como escritor. Ella cuenta que lo primero que la enojó fue que él negociara con un amor que fue muy lindo. Ellos se divorciaron porque el escritor se enamora de la sobrina de Julia. Así ella se convirtía en su tía política. De ahí las dedicatorias de sus respectivos libros: "Mario me dedicó la “Tía Julia...”, puso: “A Julia Uriquidi Illanes, a quien tanto debemos yo y este libro”. Por eso yo también le dediqué el mío a él: “A mi sobrino Mario Vargas Llosa”, porque ahora es mi sobrino político. Antes no era nada mío." Julia Urquidi.
Y la historia sigue, y se transformó en leyenda... peroo hasta acá llegó mi amor. Dicen que el que busca encuentra, cada tanto me olvido, tal vez un día el libro me encuentre a mí.

También me recomendaron un cuento de Bioy Casares "El héroe de las mujeres" que por ahora tampoco encontré, también fue otro vecino de blog: http://matineededepravados.blogspot.com.ar/  ya que están pasen y vean.

Tengo para entretenerme, gracias vecinos!

Otros que se me vienen a la mente, pero que ya leí, son: "La virgen de los sicarios" "Capitanes de la arena" y Tieta de Agreste" todos muy recomendados. 
Y ahora a seguir paseando por los blogs!

                                     Mate en mano, claro que sí y hasta más ver!