sábado, 30 de junio de 2012

Tres cigarrillos y muerte.



Buenas buenas, hoy sábado, frío y lluvioso en Buenos Aires, le toca el turno a un nuevo relato de Walter, que nos escribe (como hace tiempo ya) desde el otro lado del charco, España, donde la temperatura hasta donde sé es bastante alta para la época. Las imágenes son fotos de Vincent Price en este caso, para darle un poco de ambiente a la lectura, así que ¡a ponerle fuerza!
Que lo disfruten, los dejo con él:


Tres cigarrillos y muerte.


Encendí un cigarrillo. Era completamente blanco. Alargado, como los cigarrillos normales. La punta enseguida ardió con la llama del mechero y prendió el papel y el tabaco. El humo recorrió la corta distancia hasta mis labios y entró en mi boca. Lo aspiré y penetró mis pulmones. Sentí el placer que sentía siempre que fumaba. Y lo expulsé exhalando. La nube del espeso humo salió de mi y se extendió por el aire. Se veían claramente los ribetes y las formas que hacía. La luz era ligera y amarillenta.

Nos quedamos en silencio un rato. Estaba en mi casa, en el salón, sentado en una de las sillas del comedor. Eran de madera y mimbre, cuidadosamente entrelazado. Me costaba mucho pensar en esos momentos. Por eso necesitaba urgentemente fumar. Por más contradictorio que parezca, en los casos en los que todo a mi alrededor parecía reblandecerse y arder, súbitamente, fumaba un cigarrillo, como si fuera una bocanada de aire fresco.
El cilindro quedó firmemente cogido entre mis dedos índice y mayor. La postura era la de siempre, una postura normal para coger un cigarrillo. Tenía el brazo derecho apoyado en la mesa por el codo, levantado hasta la altura de mi cabeza. La luz proyectaba su forma en la superficie de madera y creaba un dibujo realista, aunque tal vez extraño. Incluso en el mundo de las sombras el humo ascendía, serpenteando hasta perderse de vista.
Dejé caer un poco de ceniza en el cenicero y carraspeé ligeramente. Luego di otra calada. Inspeccionaba rastros de lo que estaba pasando en lo que me rodeaba. Las sombras de la casa eran evidentes. Una casa sola, casi vacía. Sólo estaba yo en ese entonces, habitando en una habitación que parecía muy lejana a esa realidad corta, breve e inexorable. No había música, no había ruidos. Sólo nuestros cerebros, nuestras respiraciones, nuestros parpadeos. Sólo nosotros. Nos habíamos encerrado en aquél comedor.
-Debes de preguntarte por qué he elegido que estemos aquí-dijo, de repente, él.
-Sí-contesté yo, mirándole fijamente.
Sus ojos eran verdes y frescos como un mar paradisíaco. Los guardaban dos gruesas cejas rojizas. El humo del cigarrillo parecía anegarle la cara entera, pero no se quejaba. Su tez era anaranjada, quizás por la luz, pero me había dado esa impresión desde que le había visto. El pelo abultado y alocado crecía desde su frente, ni muy amplia ni muy estrecha y revoloteaba alrededor de su mirada y sus labios finos, cerrados.

lunes, 25 de junio de 2012

Catalinas Sur, de Eloisa Cartonera‏






Buenas buenas! quería comentarles sobre un poemario con una historia muy original, los poemas pertenecen a Anahí Flores ([[ La lectora en la ciudad ]]) y la edición a Eloisa Cartonera, el libro en cuestión se llama "Catalinas Sur".
Cuenta la historia que un día, una vecina del barrio Catalinas Sur le propuso escribir algo para enviar por su Correo, que no es ni más ni menos que un sistema de emails que ella manda a vecinos, ex vecinos y amigos del barrio con noticias de todo tipo, y ahí fueron en varias entregas los poemas. Gracias al buen recibimiento que tuvo entre la gente se decidío a publicarlos. 
Y para ello eligió a la Cooperativa Editorial Latinoamericana Eloisa Cartonera, que se dedica a hacer un trabajo verdaderamente artesanal.
(Para más info pueden ver [[ este post ]]





Yo tengo el mío y también regalé un par, 
son poemas con aire a barrio y a historias simples, por eso me gustó tanto, es ideal para acompañar el mate..!!

La cuestión es que llegaron los ejemplares del nuevo tiraje de "Catalinas Sur"
 Y si no conocen el libro y quieren darle una mirada, en la edición de enero de la revista La Urdimbre (del barrio de La Boca) publicaron algunos poemas. (Pinchá la foto!)

Y si después de leerlos quieren un ejemplar... pueden escribirle directamente a 
[[ Anahí ]] que se los reserva. 
Si pinchás en el nombre te aparece el correo (que moderno viste?)  el valor.. $18, sí leíste bien!!
Bueno, espero que lo aprovechen, a mí me hizo sonreír más de una vez.


Consigan el libro, pongan la pava y a disfrutar!!! (eso sí, después me cuentan!)
                                     
                                      Besos y hasta más ver!!



sábado, 23 de junio de 2012

qué me pasa che?!

Bueno, no puedo explicarlo, me enamoré de una entrada de blog, o será envidia?!

ojito, a no confundir, me encanta su forma de explicar las cosas y no envidio a los que saben expresarse por escrito, los admiro y mucho, eso sí, 
me refiero a los protagonistas de esta historia, los que tienen la costumbre de festejar con tutti, aunque no se crea nunca en nada, dejarse llevar por un momento y seguir todos los rituales, como en navidad o año nuevo pero más divertido, (encima algunos tienen playa!!) que se yo, en todo caso si querés saber de donde vienen mis pensamientos...

                 pinchá acá! (el blog de Mientras leo) voy a poner la pava y a leerla de nuevo, chau!




Y no me vengan con las contras!! jaja nunca falta el que te pinche el globo

sábado, 16 de junio de 2012

La silenciosa venganza - Por Silvana Rimabau


      La grave y pausada voz de Daniel –maestro de ceremonias de la congregación “La Única Verdad”- reverberó en el recinto. Sobre el escenario sus brazos se movían con vigor, al ritmo de cada pensamiento que aclaraba en su mente; hilando cada frase para que al salir de su boca surtiera el efecto deseado: conmoción y devoción. Él era un farsante como muchos, pero aún se aferraba a la imperiosa necesidad de vanagloria y fanatismo que su lastimero ego le exigía... y no pensaba claudicar hasta que la realidad, los insultos en la calle y las sillas vacías frente a su escenario se lo indicaran. Y cuando eso sucediera, haría las valijas y se instalaría en la próxima ciudad; así lo había hecho siempre y así continuaría hasta el fin de su vida.
Al llegar al final del discurso, sus labios finos enfatizaron las últimas palabras hasta convertirlas en una explosión de sabiduría.
-Somos materia y energía, carne y espíritu, racionalidad e irracionalidad... estamos dentro y fuera, somos contenedores de vida y contenidos por ella. Somos todo!.
Bajo las pesadas luces y sentadas en incómodas sillas de plástico, treinta personas –de labios apretados, rostro tenso y cuerpo contraído- asintieron en silencio con un casi imperceptible movimiento de cabeza. Todos aceptaban la palabra del aquel delgado personaje de ojos oscuros, que hacía un año atrás había arribado a la ciudad y comprado el corazón y fidelidad unas pocas almas con exageradas prédicas de espiritualismo. Daniel cerró los ojos y pensó que en los últimos meses, muchos de sus pupilos habían abandonado las reuniones, y los que continuaban asistiendo ya no clamaban con tanto vigor sus discursos.
La ceremonia había

miércoles, 13 de junio de 2012

Feliz Día



yo la vi, estaba posando.

 Con un lápiz garabatea historias en un papel, que poco a poco va llenando de vida.
Crea y regala ilusiones. Tacha, arrancando esperanzas. Acaricia la hoja con la yema de los dedos, desarma en su mente cada palabra.
Relee, sus personajes tienen un déjà vú. Se rebelan.
El caos llega y las palabras acuden sin orden. Tira el papel por la ventana.
El viento se lleva la hoja de un libro que no fue, la hoja se entrega.
El viento ya no sopla, pero la hoja se mueve.
Entre sus líneas, todavía, hay un corazón que no quiere dejar de latir.  


Felizzz día.


          

sábado, 9 de junio de 2012

Sorteo, desde un blog vecino.

                                          ¡¡FELICIDADES!!



Image and video hosting by TinyPic



Mientras leo, en su blog [[ Entre montones de libros ]]
desde el 26 de mayo (y hasta el 10 de julio), está haciendo un sorteo, con motivo de festejar los 1000 seguidores,  que a esta altura ya son muchos más, y para festejarlo a lo grande, el premio del sorteo es nada más y nada menos que un Kindle
sí, como lo estás leyendo, pinchando en la foto vas al post y ves la manera de participar, 
pero más allá de eso, si no conocías el blog te presento, si querés saber de algún libro seguro ahí 
lo vas a encontrar, bueno, fijate... es un blog con varias secciones, muy interesante.
"Mientras leo" hace un tiempo pasa por estos lares y se toma unos mates con nosotros, 
así que aprovecho esta ocasión para formalizar, aunque en este blog eso no es más que un decir..


                        Ahora sí, a seguir tomando mate en patas.  Buen finde!



                

martes, 5 de junio de 2012

Edgar Allan Poe - Corazón delator - Vincent Price

Un clásico de la literatura narrado de forma excelente, con mucha pasión, por Vincent Price.
Que paranoia!!
Abajo te dejo el cuento para leer y descargar.
Lo que no sé es si poner la pava, o acompañar con algo fuerte... en todo caso... a disfrutar!


                       




                                                  Buena semana!!!


Agrego: si lo miran en youtube también van a encontrar otros, tan geniales como éste, por ejemplo El barril de amontillado o El pozo y el péndulo (como apuntó Andrés) impresionantes cuentos, impresionante la interpretación!!
Y acá pueden ver un comic del cuento.

                   
                                                       ahora sí, chau chau!

viernes, 1 de junio de 2012

Imaginando vida - Beth Gonzalez.


Para este fin de semana Beth me envió una historia para compartir, llena de belleza y dramatismo como la vida misma. Una historia para ir bebiendo de a tragos cortos... puede ser un mate (digo yo). Ponete la pava, quedate en patas y a leer.



La gente se muere cuando uno más la necesita. Si lo duda, no tiene más que preguntar. Lo sé bien desde que era muchacha, y hasta hoy, ya van como cuarenta los años de saber eso mismo: que la gente se muere siempre cuando uno anda más necesitado de ella y la requiere para vivir. O como sería mejor irlo diciendo de una vez, para seguir arrastrando ese mal asunto que se me da todavía por llamar vida. Desde Leonor hasta Adela, la poca gente que necesité se marchó echando recuerdos por todo lugar, tanto que después no quedó sitio libre donde poner los ojos que no me despertara una pena. 
¿Sabe usted? ya hace algunos años, conocí a Martín, un hombre alegre, ojos color miel, sonrisa de niño, una gran bondad en pocos, un poder de sorprender...
Fue el  primer muchacho que quise. Y el último, también. Empecé a tomarle cariño apenas llegué a conocerlo, y no para hacerme de él, sino para irlo queriendo y dejar que el tiempo hiciera después su labor. 
Uno que otro sábado,  bajaba de aquel lugar donde abundaba una mezcla de odio, desamor, historias repetidas, maltratos, egoísmo,  lleno de secretos, al cual ilusamente yo llamaba casa, desde allí caminaba hasta ese otro lado del pueblo para llamarlo con el destello del sol que despedía el trozo de espejo que llevaba conmigo. Con esa luz pequeña lo llamaba haciéndolo pasar y repasar por puertas y ventanas abiertas, para que la viese y se viniera de prisa a la orilla del río, donde iba a estar esperándolo con impaciencia.
Hablamos por horas dibujando con colores lo que después iba ser nuestra historia: amante, compañero, amigo, nada y todo, incondicional creo, es la palabra justa. 
Nos reímos de historias pasadas, nos acostábamos  uno al lado del otro, a mirar el paso del río y oír a los naranjeros trinar en la otra orilla, porque se  escucha mejor cualquier canto cuando se está entre dos. 
Un arte, como pocos supieron darme, era hacer el amor con él.  Aprendió a conocerme, a descubrir cada rincón de mi cuerpo, aprendí  a conocerlo,  a desnudar sus más íntimos deseos.