viernes, 12 de octubre de 2012

Pero mejor si es de noche


Quizás he malinterpretado todo término relacionado con una vida ascética. O quizás la palabra la he archivado en un cajón oscuro y etiquetado de mala fe, junto con muchas otras cosas que todavía ni sé ni conozco. No se trata de negarse los bienes y los placeres de una vida cualquiera, de una vida hasta pomposa y presuntuosa o llena de todo tipo de lujos. Una vida así es perfectamente soportable y no debería cambiar ciertas cosas que van mucho más allá de una apariencia o una comodidad que son limitadas. Sino del conocimiento de la austeridad y los sentimientos que despierta. Como la añoranza, la tristeza, la soledad, la sobriedad… que se podría pensar que una vida sin ninguno de estos sentimientos sería mucho mejor, más buena, divertida y feliz, aunque me temo que resultaría todo lo contrario. Los unos traen a los otros, en su completa contrariedad, encajan a la perfección.

Por eso un pensamiento filoso, como un arma primitiva, solamente puede salir de un ambiente austero, sin sobrecargas, sin excesos, de un lugar hasta frívolo y siniestro. De una determinada oscuridad que cada tanto se airea y se pasea por algún jardín soleado, pero que da forma a sus cábalas más profundas a la tenue luz de una lámpara en mitad de la noche. El paso previo para ser la dinamita que rompa todos los prejuicios y los preceptos que se han ido construyendo, remodelando y rehaciendo sobre sus propias cenizas es convertirse en el arma que pinche sin cesar a todo aquél que se ocupe de apilar rocas y empastar duros ladrillos. Sólo cuando ellos estén fuera la dinamita hará estallar al hombre y cualquier cosa que venga a continuación será verdaderamente nueva, joven e imprevisible,    no como un renacimiento, sino como una nueva vida sobre la Tierra.


                                                                              Walter Germán van Diest.-



Pintura: "Puesta de luna" Marta Moro

Otras entradas de Walter

10 comentarios:

MC. dijo...

No sé en verdad cuál era el título, así que lo dejé como me llegó :)

David C. dijo...

Los unos traen a los otros.
:)
David

Anónimo dijo...

A la tenue luz de una lámpara, ¿así habrá estado el autor?
¡que lo cuente, que lo cuente!

Tu vecina
(Moni, a ver si hay otra...)

Luciano dijo...

Muy buena combinación, texto y pintura, lo del título tiene sentido para mí en cierto modo
Un beso M!

mientrasleo dijo...

Qué hermoso y que triste.
El título considero que lo elegiste bien
Besos

MC. dijo...

Así parece David! que bueno tenerte por acá :)

Mi vecina Moni, tal vez nos quedemos con la duda, pero por si acaso me lo apunto, el pueblo quiere saber!!

Luciano, muchas gracias, me alegro que te guste, besos

Mientrasleo, a mi también me pareció hermoso, que cosas, a cada uno le llega de un lugar diferente, a mi no me pareció triste, un poco sombrío en alguna parte tal vez pero con fuerza, bueno, será que no estamos del mismo lado del charco ;)

Un beso!!

mientrasleo dijo...

Bueno, en todo caso estamos en el mismo lado del libro. El lector que no queda impasible a las letras, es lo que hace bueno un texto.
Besos

MC. dijo...

del mismo lado del libro, eso me gustó! gracias mientrasleo :)

oh nikita dijo...

hola MC!!
un pensamiento filoso puede salir sólo de un ambiente austero. Comparto la idea. No sé si necesariamente tiene que ser un lugar físico pero sí mental. El famoso pensamiento libre, las ideas brotan cuando estás más vacío de tormentos internos.
besos

MC. dijo...

si si, muy bueno el análisis nikita, será por eso que en mis estados mentales caóticos a tiempo completo no se me cae una idea?? chi lo sa?
besos nena!