viernes, 21 de octubre de 2011

La insoportable levedad del ser - Milan Kundera.

No es una reseña, si es lo que buscabas estás en el lugar equivocado, ni idea de cómo se hacen, yo leo, me gusta, o no, pienso sobre lo que leo, me tiento, tomo mate y sale esto.

Perdón señor Kundera
Dicen por ahí que ésta es una obra filosófica, dicen que dice Milan Kundera que para él es mucho más que eso. Al comienzo habla del "eterno retorno" o más bien del mito del eterno retorno y del "peso" y la "levedad", a mi me hechizó y me hubiera podido quedar sólo con el principio, de hecho hubiera preferido quedarme ahí, otros dicen que sin leer el resto no se puede saber qué quiere decir. 
La novela como novela en sí está muy buena, y con la misma temática se podrían escribir tantas novelas, casi, como personas hay en el mundo, pero cómo hacerlo sin caer en el reclamo, porque quien más quien menos dijo (pensó) alguna vez... "la insoportable levedad del ser..." (elevando los ojos al cielo). Y si todavía no lo dijiste, ya te va  a tocar! Serían novelas dedicadas, todos somos ejemplo de peso y levedad. Algunos "expertos" opinan que cualquier libro para considerarse bueno tiene que tener a lo sumo en la tercera página una frase que atrape (bue, eso dicen) si es así, éste ya te comió la cabeza con el título y todo el resto le queda chico ¡ojo! que no se mal interprete, que los personajes y sus historias atrapan por su Simplicidad. Y encima, viajás por Praga, por ejemplo. Pero en definitiva creo que al final se quedó más con el peso, lo humano (mundano) que con la levedad y no te digo más. 


Basta de cháchara, poné la pava y sentate a Leer acá!


4 comentarios:

Gabriela Luzzi dijo...

Lo leí hace mucho, y me encantó. Después leí La despedida, está muy buena también, la leiste? Me gustó tu post y todo el blog! me quedo leyendo! muy ricos los mates!

MC. dijo...

Que lindo tenerte por acá, gracias Gaby!! me apunto la despedida, todavía no lo leí, besos!!

efa dijo...

Bien vale tu recomendación.
Me quedo leyéndote.
Salud

MC. dijo...

Gracias efa!
Salud!